No hace falta ir al espacio para averiguar la circunferencia de la Tierra.

Hace más de 2000 años, el matemático Erastóstenes había oído que en Syene, una ciudad al sur de Alejandría, no se proyectaban sombras verticales al medio dia en el solsticio de verano. El Sol estaba directamente encima. Se preguntó si esto también era cierto en Alejandría.

Entonces, el 21 de Junio, clavo un palo directamente en el suelo y espero para ver si se proyectaba una sombra al mediodía. Resulta que si proyectó y que media unos 7 grados.

Ahora, si los rayos del Sol están entrando en el mismo ángulo a la misma hora del día y un palo en Alejandría está proyectando, mientras que un palo en Syene no lo está, eso significa que la superficie de la Tierra está curvada. La cabeza de Erastótenes comenzó a llenarse de cálculos dado que la diferencia en la longitud de la sombra es de 7 grados en Alejandría y Syene, eso significa que las dos ciudades están separadas por 7 grados en la superficie de 360 grados dé la Tierra. Erastótenes contrató a un hombre para recorrer la distancia entre las dos ciudades, y se enteró de que estaban separadas por 5000 estadios o sea 800 km.

Luego uso proporciones simples para encontrar la circunferencia de la Tierra: 7.2 grados es 1\50 de 360 grados, por lo que 800 veces 50 equivalen a 40.000 km.

Y así, un hombre de hace 2.000 años, encontró la circunferencia de la Tierra usando un palo y su cerebro.

Comparte esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *