CONGRESO NACIONAL: El puticulb – Columna del Cr. Alberto Fertonani

¿Es el Congreso Nacional un lugar de negociación sexual…?
Es sabido que la dirigencia politica y empresarial de Japón dirime sus cuestiones en los puticlubs. Es cultural, que entre alcohol y mujeres los caballeros decidan sobre importantes problemas relacionados a su trabajo y profesión. ¿Será por eso que, en los años 90s., se entusiasmaron con el vuelo directo a Japón. ? Con un vuelo por la estratósfera.


Durante los primeros meses de gobierno de Carlos Menem pese a su «mala pata» con la economía del año 1990 no impidió que el Congreso Nacional fuese Renovado y Remodelado «preparándolo» para la Nueva Era. Eso incluyó la reforma total del subsuelo. Acondicionándolo con sauna, sala de masajes, alcohol, modelos publicitaria/os, etc. Un Puticlub exclusivo para los legisladores e invitados que aprovecharon casi todos. Luego, volvió a quedar en el olvido y Monsó lo volvió a la vida el subsuelo con un total recato. Con los temas de la política y de droga, los medios de periodistas tienen miedo y no se arriesgan a meter la pata. Solo hablan cuando hay pruebas, evidencias, acciones policiales o sentencias de los tribunales. Si no, se callan por temor o por dinero en su bolsillo.


Solo hay que ver la cantidad de ciudades donde se ven desde pequeños puticlubs a macro salas espectaculares abiertas en nuestro país y abarrotadas de personas, para darse cuenta de lo super beneficioso que ha de ser este negocio sucio. Por ejemplo, las llamadas
“calles del amor”, a su paso por cualquier población, de regular tamaño, a lo largo y ancho de nuestro territorio argento. Siempre «protejidos» por la policia, politicos y chulos de alguna mafia local. Estos, son clubes que contienen varoncitos, mujeres y representantes del «tercer sexo». Y todos estas personas, incluidas en la rueda de la vida gira sin parar, serán explotadas en los locales por un periodo máximo de tres años y después regresarán de nuevo a los pisos, pero esta vez como asilos donde se separa la mercancía que ya está obsoleta.


Lo que ocurria en el Congreso escondía: juergas y orgías -algunas sadomasoquistas-, prostíbulos masculinos y abuso de menores con cocaína y alcohol que dirigentes ‘populares’ pagaron con dinero público. Pero ese era el elemento de «contención y coersión» que Menem usaba tanto con el corrupto como en contra del díscolo que no quería apoyar sus proyectos. Corrompia a un ultracatólico, a un adicto a la cocaína y a un sospechado por abusos a menores como si se metiera una pastilla DRF mentolada en la boca.


No tuvo ningún impedimento en nombrar a D. Maradona como embajador de la juventud argento cuando sabía que tenía una fuerte adicción a las drogas duras. Pero como éste estaba considerado como un adalid del deporte mundial lo hacía sumando y justificando su comportamiento en la gesta «patriótica» y su deseo que lo siguieran para darnos una revolución productiva. Casos como «Maria Soledad» en Caramarca eran la punta del iceberg de los corruptos protegidos.


Desde hace tiempo y por desgracia basado en un caso público, se creó a regañadientes y con «Puritanismo de puticlub» una ley en contra de la supervivencia de estos lugales mas viejos que la propia civilización mundial. Hay quienes se toman la cabeza agraviados por que los acusan del financiamiento corrupto de las estructuras partidarias ajenas, pero no por la propia que robó la identidad de miles de beneficiarios de planes sociales para ocultar el origen sucio del dinero utilizado en sus campañas políticas.

Como personas que entendemos que la política es una herramienta de transformación, reconocemos en los pliegues de ese discurso una voz de emergencia, la de la propia falsa democracia tratando de esquivar los mordiscos de los «especialistas productivos» locales que obedecen los mandatos de los mercados antes que el reclamo de su propia sociedad.
Dicen que la tendencia nacional es dar crédito al primer audaz que dora la píldora, y que luego, cuando desaparece el dorado barniz, le echamos la culpa a todo el mundo, menos a nosotros mismos. Alguien, Albertaa, viene y dice burlonamente: «¿Quiere usted esta o aquella utopía? Pues la ÚNICA manera de conseguirlo, es haciendo esto o aquello». Y nadie se preocupa en formular preguntas; lisa y llanamente se ponen a bailar tras el flautista de Hamelín (el de los ratones, ¿recuerda?). La injusticia es un mal social y como falsa nación argento, somos criaturas manipulables.


En Argentina, copiando el sistema que ya implantó la mafia italiana, los proxenetas ampliaron sus negocios a pisos particulares de los que solo el alquiler les reporta el millón de pesos al mes en una ciudad mediana. El mundo de la noche se mueve y se recicla a gran velocidad. La delincuencia casi siempre va por delante de la ley, porque para que la policía se ponga en marcha, primero ha de cometerse el delito. Hace algunos años, cuando se captaba a una mujer en su provincia ó país de origen para después ser explotada sexualmente en el nuestro, a las víctimas en muchos casos se les decía que su destino serían las grandes salas de fiestas, que en realidad eran burdeles. Hoy, por el contrario, como hecha la ley hecha la trampa, se les dice que primero irán a «trabajar” a departamentos particulares donde estarán protegidas, a salvo de posibles redadas y lejos de sus perseguidores y enemigos, que no son otros que los policias no corruptos. Entonces, en la actualidad, los grandes “patronos” argentos del sexo de pago, han ampliado sus negocios a pisos particulares y casas de citas. Ahí, la policía tiene serias dificultades tanto para el control de entrada como para su registro, por razones legales, ya que son considerados viviendas de uso particular. A las viviendas, las «inquilinas» llegan directamente captadas en sus países de origen: son las llamadas mujeres “de deuda”. Jóvenes migrantes del noroeste, argento, paraguayas, chilenas, uruguayas, colombianas, venezolanas, etc. En los inmuebles privados son más fáciles de controlar, ganarse su confianza y aleccionarlas como si de una escuela preparatoria se tratara, para pasar más tarde a la universidad, que son los burdeles clandestinos (o fuera del ojo judicial corrupto). Pero a esas mismas casas también llegan inquilinas “por libre”, muchas de ellas mujeres en situación irregular, sin residencia, e incluso con propuestas de expulsión; es decir, son “ilegales”, lo que las convierte en mujeres y varoncitos altamente manipulables tanto física como emocionalmente. En las viviendas se les alquila una habitación compartida con dos o tres más, estancias que sirven además para ocuparse con los “clientes”. Por ese espacio tienen que abonar unos 1.000 pesos semanales(*) y se les retira cada día el 50% del importe conseguido por los servicios con los “clientes”. Del resultado que le queda de «la diaria» la inquilina debe pagar las comidas, los anuncios en las páginas de sexo de pago en Internet, la conexión a la Red y los teléfonos de contacto del piso, atendidos por alguna mujer de confianza. Lo importante no es el depto., ni desde luego las mujeres. Estas, como el inmueble, son fáciles de reemplazar e intercambiables con otros como si fuera un cortinado cualquiera. Lo importante son los números de teléfono para que los prostituyentes no pierdan el contacto, porque a estos sí los cuidan y miman. Una vez que la mujer está “formada” pasará a los clubes donde ya no se habla de deuda. Los burdeles clandestinos, en la actualidad, se limitan a cobrar las sábanas de la ocupación de los clientes con las mujeres y varoncitos y “la diaria o plaza”, que es el impuesto por la manutención en el club que deben pagar cada día todos antes de entrar al salón, y que se acerca a los 1.000 pesos en un «clase media», y va subiendo el importe dependiendo de la categoría del establecimiento. Tan solo este chanchullo “legal”, en un burdel mediano, que disponga de alrededor de 40 mujeres, le reporta una media de ingresos mensuales superiores a los 2,8 millones de pesos, todo en dinero negro, y consumiciones aparte.


Si hablamos de clase media/alta, muchas de las concesiones de Eventos para actos públicos se obtetienen gracias al pago de comisiones a las agencias de modelos, lo que las obliga a facturar grandes cantidades de dinero público, sobre todo en época de elecciones. Y para poder efectuar los pagos «bajo cuerda» de sobornos sexuales a funcionarios y representantes de los políticos se valen de partidas contempladas en la mayoría de los presupuestos públicos para la organización de congresos, campañas publicitarias y cualquier otro tipo de actos de relaciones públicas y se establecen sobre la base del triple del costo neto real. Las empresas subcontratadas que facturan Eventos son sociedades del grupo politico perteneciente a un partido determinado (ninguno se salva) establecidas para facilitar la distribución fluida del efectivo. El funcionamiento de los negocios de este tipo constituye el secreto mejor guardado del grupo politico con un «cerebro», es decir, el encomendado de los contactos con las modelos de lujo, la concertación de las citas y la determinación de lo que, con disimulo, se denominaba los gastos. Que a comienzos de esta falsa democracia se llaman «Coti» Nosiglia, José L. Manzano, (el que se puso trasero de plástico ¿recuerda?) y también, porque no, Pancho De Narváez.

Estos pagaban con dinero público donde y como se les indicara. También las personalidades de alto nivel lo hacían a través de fondos reservados, siempre en metálico, a través de secretarios. Una primera aproximación al tema nos permite descubrir que estos eran tan importantes como cabía esperar, como funcionarios premiados por su sumisión política.


Las diferentes empresas de eventos no generan beneficios, sino que en todas ellas hay un capítulo de gastos muy elevados que correspondían a pagos por adquisición de programas y material informático, asesorías técnicas, sistemas de seguridad, informes de todo tipo, proyectos y trabajos externos, contratación de modelos, comisiones a intermediarios, regalos a personalidades, stands en ferias internacionales, campañas electorales, organización de eventos diversos y mítines políticos, adquisición de diseños, organización de desfiles de modelos, derechos de imagen, viajes de promoción, viajes regionales y de «estudios» en el extranjero (copiar lo de afuera) y otros gastos de difícil ubicación. En todas las sociedades de los grupos politicos hay el mismo tipo de gastos que, además, siempre se pagan a sociedades emisores de las facturas. Una de ellas, Fundación Mediterranea de Cordoba Capital, fue pillada hace poco por la AFIP con 29 miembros imputados de evasion fiscal.

Esto y los sobornos sexuales siempre existieron y lo puso de moda la falsa democracia, para beneficio de unos pocos y el voto de muchos corderitos No vacunados. Son crimenes producidos por Criminales que hacen de la trata de personas una actividad protegida por corrupción politica y policial como un país «bananero» cualquiera. Pero recuerden, la mejor vacuna es AVIVOL, y los sacamos a patadas… !!!
Estoy de acuerdo con usted Albertaa…, DÉJESE DE PAYASADAS, ya que se mueve en el ambiente Drag Queen, y muéstrenos quien tiene el verdadero poder y es dueño del circo.
(*) Son importes indicativos, dependen del establecimiento y su nivel social.

Cr. Alberto R. Fertonani – Resolviendo la Mentira Social, Ed. Buyatti, Bs.As. 2021 – 50

Deja un comentario

Estamos para escucharte Chatea con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: