MUNICIPALIZACIÓN, Llaryora el defraudador. – Columna del Cr. Alberto Fertonani

El intendente de la ciudad de Córdoba,  promete una ciudad linda, limpia y ordenada. Y yo le prometo intendente que lo voy a mandar #/,%:*&&¥%=$¥»&,*!;)$) $#):.

La descentralización no es un proceso ni lineal, ni automático, ni homogéneo. Por el contrario, depende de ciertas condiciones institucionales, políticas, sociales y económicas. Además, varía según las características y las diferentes capacidades de gestión de los municipios.

Originalmente, el proceso de descentralización hacia los gobiernos sub-nacionales (provincias y municipios) se concentró, principalmente, en las áreas sociales: salud, educación y promoción social. La descentralización de funciones redundó, en muchos casos, en una enorme carga presupuestaria que, los municipios, rara vez fueron capaces de afrontar por sí solos. La capacidad tributaria de los municipios desgraciadamente es acotada en términos de recaudación por la coparticipación directa; esto condiciona fuertemente el gasto y limita la fijación de prioridades a el nivel local. En paralelo, aumentó la súplica hacia los gobiernos municipales en forma significativa (hacete cargo porfa) tras la delegación de funciones y se convirtieron en los primeros receptores de las expectativas sociales que antes se dirigían a otros niveles de gobierno. Para los municipios, esto, generó un cuello de botella en cuanto a las políticas que eran capaces de implementar. En este contexto complejo, los municipios, convertidos en actores estratégicos en la gestión de políticas sociales enfrentaron a diario desafíos para los cuales no siempre poseen los recursos y las herramientas necesarias. Por lo que Nación, Provincia y Municipio deberian tener un hilo conductor único para los problemas básicos.

Córdoba (nuestro ejemplo a convertir en mega ciudad), es una ciudad de aproximadamente 1.6 millones de personas. Si el ejido urbano de municipalidad de la Ciudad de Córdoba fuera considerado una provincia independiente estaría ubicado dentro de la 4ta. ó 5ta. de Argentina, tomando en cuanta la participación del PBI nacional. Posee, la Provincia de Córdoba, más de ciento treinta mil puestos de trabajos estatales con una población total de 3,5 millones de habitantes. Durante las décadas pasadas, la ciudad vio crecer su población a una tasa asombrosa que la hizo pasar de algunos cientos de miles en los años 50´s a las 1.6 millones  de personas en el año 2015. El año 2019 marcó la elección de un nuevo intendente, pero el inicio de la transformación de Córdoba, que sufre de problemas asociados con el rápido crecimiento poblacional, NO llega a ser un ejemplo exitoso de sustentabilidad y planificación estratégica urbana ya que sigue sin pensarse en la incorporación de un Plan Estratégico sustentado por actores que se sumaron al proceso politico de falsa democracia.

Un proyecto urbano, como es descrito por López Rangel, es un proyecto arquitectónico y es la organización de un sector que toma en consideración a los actores sociales involucrados. En su aplicación más ideal, un proyecto urbano sería una expresión de la voluntad cultural y política de la sociedad, articuladas a través de un programa espacial. En otras palabras, una representación física de un legado cultural a través de la transformación urbano-arquitectónica. Después de identificar los procesos como acciones que generan y sustentan el ambiente urbano podemos proponer una serie de soluciones que se conectan a los principios de desarrollo sustentable y de la planificación estratégica, para lidiar con problemas inmediatos y formular soluciones a largo plazo. Muchos de estos términos son conceptos generales más que estrategias específicas, y se requiere de una explicación más amplia antes de observar como Córdoba atrapa estas estrategias para resolver sus problemas urbanos y como estas soluciones pueden aplicarse en las ciudades argentinas.

Aunque no lo crean existe un Instituto Arg. de Planificadores, pero actuan como bomberos cuando el desastre ya comenzó, y MacriGato lo quizo dejar sin presupuesto cuando pretendía ajustar el gasto público en lugar de quitarle las dietas a los vagos. De acuerdo con estimaciones reciente sobre Problemas Urbanos del Instituto Argentino de Planificadores, las ciudades argentinas están en crisis. El reporte recomienda que Argentina invierta en sus ciudades para: “generar desarrollo económico, revitalizar áreas centrales, reemplazar y modernizar infraestructura, desarrollar sistemas de tránsito y mejorar el ambiente natural urbano”.  Podemos analizar los cambios que enfrentan las ciudades argentinas identificando los procesos que han producido las condiciones urbanas actuales, utilizando los métodos de la planificación urbana y los principios del desarrollo actual, y concentrándonos en el desarrollo sustentable a través de la planificación estratégica y tomando ejemplos específicos de Córdoba  podemos proponer soluciones dirigidas a la reparación de los problemas identificados. Tratemos estos puntos de forma separada y busquemos soluciones sustentables utilizando a Córdoba como un ejemplo. Ante esta situación una Federación de Centros Vecinales, impulsada por profesionales, plantearía la posibilidad de elaborar un plan estratégico que sirva de guía para la transformación de Córdoba. (El ex-intendente Martí, tuvo esta idea y comenzó a desarrollarla pero luego tiraron todo al basural) Esta idea fuerza podría ser recogida por un Concejo Deliberante que no solo reclame concenso sino con capacidad técnica y un equipo de gobierno que no debería centrarse, solamente, en los problemas puntuales y concretos de los barrios de la ciudad. Por otra parte las empresas constructoras podrían estar satisfechos con los nuevos contratos que les van a proporcionar las inversiones y el efecto que va a tener en el sector de la construcción de nuevas viviendas, transporte y servicios en general, aportando la cuota de prudencia en el precio de la construcción ya que se prolongará, en el tiempo, por muchos años. El plan estratégico es presentado a las autoridades políticas locales y Regionales (Municipios colindantes a Córdoba) y a los principales actores económicos y sociales de la ciudad concentrados en los Centros Vecinales participativos. En la presentación se debe tener muy en cuenta el impacto visual de los proyectos del plan. A partir de ese momento el Plan empezará a ser debatido por la ciudadanía, y se iniciará un proceso de adecuación de sus  propuestas a la capacidad de compromiso de los vecinos. Es de esperar que el plan estratégico consiga el objetivo de: identificar una estrategia clara con el compromiso de los principales representantes y de que sea avalado por un proceso de amplia participación ciudadana. Pero lo habrá hecho de una manera singular, que fue partir de un plan desarrollado, inicialmente, por profesionales y no elaborado a través de un acuerdo entre los protagonistas en todas las fases del plan, pues redundaría en idas y venidas sin éxito a mediano plazo. Debe haber mucha publicidad sobre la educación que se hará sobre el vecino para que comprenda el futuro que se avecina.

La ciudad debe dotarse de un “Proyecto de Desarrollo” que combine tres exigencias: de competitividad, de calidad de vida y de gobernabilidad. Sólo la conjunción de esfuerzos entre ámbitos públicos y sectores privados, puede generar las sinergias necesarias que permitan regular de manera distinta el futuro desarrollo económico y social del municipio.

Los principios rectores que sustentan el plan metropolitano, referidos a participación, cooperación, compromiso, difusión, también son válidos para el nivel municipal de los alrededores de Córdoba. Por consiguiente, el proceso de formulación del proyecto municipal sigue las fases metodológicas y se retroalimenta del metropolitano pero ajustándose al nivel local. Desde el punto de vista conceptual, este nuevo enfoque de planificación urbana permite una ordenación urbanística integrada y ubicaría al actual gobierno local como pionero en el Área Metropolitana de Córdoba. Hay ejemplos latinoamericanos de lo que acabo de decir, la ciudad colombiana de Medellín muy afectada por las drogas a todo nivel, logró salir con este tipo de planificación, patiendo de una educación al vecino que es ejemplo en el mundo.

Mientras tanto, en Cordoba, teníamos 8 años de un gobierno municipal con el rey de la noche y su pandilla. Si de algo estamos seguro es que el ex-gobernador De la Sota, le tenía prejuicio a la ciudad de Cordoba porque ganaba en toda la provincia y en su capital siempre perdía en votos. Y decidió «olvidarse»  que podía ayudar en su planificación y prefirió irse a vivir a la ciudad de Rio Cuarto (iva y volvía todos los dias en helicóptero a su casa). Algo así como: ¿Quieres a otro?, chupate esa mandarina…!! ¿Recuerda mi columna: Guzman y cia, ¿micciona fuera del tarro? Parece que «nuestro intendente extranjero», como lo llama Agustín, tampoco encuentra el cacharro.

¿Acaso cree que porque viene de una ciudad de muy buena cultura, con educación familiar y razgos de buena civilización en la que su gestión fue y la de su sucesor  es muy buena, con gastar en limpieza y florcitas es suficiente para cordoba..? Cordoba, es mal educada y ordinaria como un papel de diario, diría mi abuelita. Y es por que nunca se la educó desde el comienzo de nuestra  falsa democracia. Llaryora le da manija a la propaganda pública de sus obras con su nombre y apellido primero y eso significa otro  hachazo en el ojo para los residentes sin distinción social ni de bandera política, los joroba a todos.

A planificación urbana necesita de gente competente y profesionales arquitectos, ingenieros, etc. Abogados abstenerse pues lo único que logran es tener 60 asesores como el senador nacional de San Juan, al que pagamos todos. Cr. Alberto R. Fertonani – Resolviendo la Municipalización, Gestiopolis.com, 2019,

Estamos para escucharte Chatea con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: