Participación ciudadana, existe? – Cr. Alberto Fertonani

A propósito de las reformas de espacios públicos encarados por la municipalidad de Córdoba y muy especialmente la reforma de la Plaza Colon, sobre la avenida del mismo nombre a la altura del mil. Los principales medios de comunicacion desarrollaron notas sobre este acontecimiento sin hacerse la mínima pregunta sobre si es el momento adecuado para hacerlo (verano-otoño), siendo que el vecino utiliza a ese espacio público para expresar música (tango, folklore y otras danzas); si hay recreamiento de los niños, pues es un espacio para airearse luego de jornadas de calor; si se organizan eventos de pequeños artesanos que aprovechan la disponibilidad del merodeo de posibles compradores y no especulan con robar como lo hace el político corrupto de turno que le gustan los  ‘agasajos’ con prostitutas VIP más el efectivo inmediato. Entonces, el apuro en realizar las reformas obedece a la urgencia en cobrar la coima, más que a las facilidades al público que la utiliza.

Cercaron la plaza con altas vallas y no dejaron el paso peatonal asegurado como la ordenanza lo determina para una imprescindible seguridad. Y durante 15 días el peatón anduvo por la calle a medio metro de los colectivos a 40km por hora. Fue necesario una carta al lector en un periódico tradicional y otra a su editor en jefe para que hagan lo correcto. Hacer lo correcto es eso que el propio periódico ‘olvidó’ preguntarse en su nota periodística. Pero si se llenaron la boca con: “debido a la historia que tiene la plaza, se ha pedido que la comisión de tradición cultural vea el proyecto…”. Proyecto que ni siquiera fue publicado con la imagen de la maqueta que hicieron para la licitación, aunque sea para observar si el proyecto que imaginaron es autóctono o lo copiaron en los viajes al 1er. Mundo que les pagamos al intendente ‘extranjero’ amante de las flores. Alguna vez el secretario de un funcionario que aun le da a la droga, me dijo: “Sarmiento hizo lo mismo”, y le contesté: te queda grande el zapato…

En definitiva, se deja que la empresa contratista haga el mínimo gasto, ya que tiene la obligación primordial de las coimas, luego se verá si alguien es atropellado por el omnibus. Se colocaron carteles “vereda anulada” y arreglate gil…!!

¿Como Resolver la participación ciudadana?

Al análisis lo centraré en la identificación de los principales obstáculos para la participación ciudadana y que se cruzan con otros problemas: La coima, la decidia y los aires de grandeza de los ‘pelagatos’ que obtienen el puesto de funcionario.

Frente a la crisis de la democracia representativa, la participación aparece como un complemento y no como su sustituto. “Con diálogo y consenso”, dice el cartel a la entrada del edificio de los ediles. Primer problema: ¿diálogo entre quieres?. En el caso de la plaza Colon, es diálogo entre funcionario y empresa designada. Dinero de por medio, nuestro dinero.

Entonces, la participación ciudadana aparece como una alternativa ‘sumamente necesaria’ para compartir los costos de la gestión pública y como un método que tiene ventajas comparativas. Si la licitación es muy cara o a destiempo, se vuelve a cero.

En definitiva, este contexto da cuenta por un lado de lo insuficiente que es la representación para darle contenidos a la democracia, que la representación total y perfecta es imposible y, por el otro lado, a partir de esta constatación, que la participación es un elemento central de la democracia y que en el complemento de ambas está uno de sus principales secretos.

Tenemos una cultura política con rasgos ‘clientelares’ de las relaciones políticas y cuyos efectos han sido la exclusión social y política de amplios sectores de la sociedad. Revertir este proceso implica ampliar la competencia política con sistemas de rendición de cuentas y de control social en perspectiva democrática. Con diálogos abiertos a los distintos sectores de la sociedad. Es necesario comprometer programas de gobierno relacionándolos con revocación inmediata de mandato. Hacé lo convenido o te vas…!!

Los plebiscitos deberán ensayarse para consultar temas, problemas importantes y hacer relevante la gestión municipal. Todo ello requerirá de la creación de redes institucionales y asociativas para una gestión eficiente, equitativa y más democrática. Un problema importante es delimitar el presupuesto para empleo.

Así se crearía un ambiente político caracterizado de “pluralista” y de apertura democrática, pero que  en lo económico no privilegie el individualismo competitivo. Hay por otro lado una tendencia donde las “obligaciones” de la ciudadanía parecen opacar el debate sobre la necesidad de los “derechos”, cuando ambos son necesarios. La obligación de Impuestos que se apliquen a obras, no a coimas y el derecho a controlar esto, por ejemplo.

La población organizada en sus demandas se vincula a una ‘ciudadanía social’, pero se muestra incapaz de orientar acciones hacia una ‘ciudadanía política’. Es necesario ampliar el control sobre los espacios de participación potenciando la autonomía y capacidad de demanda y compromiso de las organizaciones más allá de los ámbitos locales y de los espacios que allí se proponen. Hasta ahora estan creados -los CPC- para hacer lo que pueden y sin coordinación entre todos. El que dice lo contrario, es un mentiroso.

La educación, con una mejor oferta pedagógica diferenciada, incluyente y reflexiva, es importante porque contribuye a la formación de la ciudadanía para mantener una mirada crítica sobre los funcionamientos sociales y políticos y porque la ciudadanía puede jugar un papel más activo en su transformación.

Pero también, el ciudadano no siempre se siente motivado por la poca credibilidad de las instituciones que dificultan la creación de ideas fundadas en la población y porque desconoce las implicancias de una participación democrática. Es una sensación de que gobiernan con el pan y circo que entretiene mientras roban.

Los municipios pueden hacer participativos los presupuestos, mejorar el sistema de información y comunicación por distintos medios, incluir a la población en procesos de planificación local, de evaluación de la gestión y de rendición de cuentas. Cambiar las reglas del juego y acostumbrar a los actores es difícil, pero es necesario comenzar a enfrentar esas dificultades. Es quizás la única forma que puede devolver la credibilidad a las instituciones estatales. Es solo llevar todo bien controlado, como en lo privado: “el ojo del amo, engorda el ganado…”

Mendoza, fue lider en la división municipal hace muchos años, le sigue, ahora, el Gran Bs.As. con una división en siete sub-distritos y Córdoba sigue en el año 1897, con prácticos maceteros y plantitas bien regadas. Un pueblito, con un intendente extranjero que tiene vocación de “carpintero del oeste…”, hace ‘diligencias’ en el Panal.

Cr. Alberto R.Fertonani – Resolviendo la Municipalización, Google, 2014.

84

Dejá una respuesta

Estamos para escucharte Chatea con nosotros
Primero acepte nuestra política de privacidad para iniciar una conversación.
A %d blogueros les gusta esto: