Deprecated: Required parameter $post_data follows optional parameter $sharing_type in /home/c2401008/public_html/wp-content/plugins/tweet-old-post/includes/admin/services/class-rop-twitter-service.php on line 891

Deprecated: Required parameter $rop_auth_token follows optional parameter $sharing_type in /home/c2401008/public_html/wp-content/plugins/tweet-old-post/includes/admin/services/class-rop-twitter-service.php on line 891
HISTORIA: La victoria de Toro Sentado y Caballo Loco – Nexus Contenido

HISTORIA: La victoria de Toro Sentado y Caballo Loco

Un 25 de junio de 1870, Toro Sentado y Caballo Loco le demostraron al Séptimo de Caballería, liderado por George Custer, que no iban a permitir ser exterminados sin oponer resistencia.El gobierno de EEUU había tenido en el siglo XIX una política de ir desplazando a los nativos americanos según sus propias conveniencias. Además, sistemáticamente incumplía las promesas territoriales que le hacía a los líderes indígenas. Y en estas estaban en el año 1870 cuando decidieron convencer a las tribus de los Lakota, los Cheyenes y a los Arapaho de que su ubicación geográfica volvía a ser incompatible con seguir vivos, y que tendrían que desplazarse una vez más.

Cuando las tropas comandadas por el general Custer llegaron a Little Bighorn, el general las dividió en tres para envolver a los nativos americanos, en lo que él creía que sería una feliz masacre sin bajas significantes. Es decir, sin bajas entre los suyos.El problema es que Custer, llevado por sus ganas de gloria y un poquito de racismo, había calculado mal contra lo que se enfrentaba. Toro Sentado contaba con 1.500 hombres frente a los 700 de Custer, bien armados y listos para el ataque.

Por si eso fuera poco, guerreros heroicos como Caballo Loco mostraron una determinación implacable durante la batalla. Resultado final: unos 31 nativos americanos muertos, frente a casi 300 yanquis. Entre ellos, el propio Custer.Claro que después el gobierno de Estados Unidos se encargó de ejercer una implacable venganza, pero la dignidad de ese 25 de junio de 1870 quedaría imborrable en la historia.Fuente: Víctor Lloret Blackburn.

Deja un comentario